La terrible historia de Simone Biles… “La gimnasta que renunció en Tokio 2020”

El nombre de Simón Biles ya es reconocido en el mundo entero por su increíble destreza y resultados como gimnasta, pero en esta ocasión te contaremos acerca de los desafortunados sucesos a los que ha sobrevivido.
La salud mental de la estrella mundial de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se ha deteriorado debido a un oscuro pasado.


Nació el 14 de marzo de 1997 en Ohio, Estados Unidos, en una familia disfuncional, su padre abandonó a la familia antes incluso de que ella naciera, su madre de nombre Shanon era una mujer adicta a diferentes estupefacientes por lo que tuvo conductas irresponsables hacia sus hijos, y como consecuencia, las autoridades se los llevaron a hogares temporales, sitio donde Simón esperaba encontrar el amor que le habían negado sus padres pero no tuvo éxito pues sólo recibió desprecio e indiferencia. Después, sus abuelos maternos decidieron hacerse cargo de ella y de su hermana pequeña.


Durante una excursión escolar a un centro de gimnasia, Simón quedó sorprendida y enamorada del deporte por lo que comenzó a imitar los movimientos, los entrenadores se dieron cuenta de sus extraordinarias habilidades por lo que pidieron a sus tutores que la dejaran unirse a el equipo de gimnasia artística, estos fueron los inicios de su carrera.
Simón desde muy pequeña pasaba horas entrenando y perfeccionando su técnica, pues tenía como objetivo convertirse en la mejor gimnasta de todos los tiempos.


En el 2013 con tan solo 16 años, ganó dos oros en el Campeonato del Mundo, uno en el suelo y el otro como Campeona Mundial general individual, proclamándose por primera vez campeona del mundo individual. Pero en 2014, Biles fue más allá, haciéndose con cuatro oros mundiales, hazaña que repitió en el 2015.


Fue conquistando título tras título y ante el asombro del mundo en las olimpiadas de Río en el 2016, ejecutó una actuación impresionante que le valió para ganar 4 medallas, tres de oro: en salto, general individual y general por equipos y una de bronce en barra de equilibrio. Pero en septiembre del mismo año un grupo de hackers Rusos filtraron el historial médico de varias atletas, incluyendo el de Simón, mostrando la presencia de sustancias prohibidas. Simón reveló que había obtenido una extensión de uso terapéutico debido a su diagnóstico de hiperactividad y déficit de atención. Este hecho mancho su nombre.


La gimnasta decidió hacer una pausa para disfrutar de su familia, hasta que un nuevo acontecimiento sacudió todo su mundo; La gimnasta Maggie Nichols denunció al médico de la selección nacional estadounidense, Larry Nassar, por abuso sexual, hecho que no era aislado ni desconocido por la Federación y durante años lo protegieron sin hacer nada al respecto. Larry fue llevado a los tribunales y Simone declaró ser una de las víctimas.


“Cuando leí lo que dijo Maggie fue un duro golpe para mí, porque me di cuenta de que había sufrido el mismo trato”, dijo Biles, “Recuerdo buscar en google ‘abuso sexual’ porque sé que algunas de las chicas lo pasaron mucho peor que yo… eran sus favoritas… sentía que lo sabía, simplemente no quería admitirlo… estaba muy deprimida. Dormía mucho para escapar de todos mis pensamientos del mundo” agregó.

Simone regresó a las competencias en 2018 convirtiéndose en la gimnasta más laureada de todos los tiempos, prueba de ello son sus 25 medallas en campeonatos mundiales, de la cuales 19 de ellas son de oro… en el 2019 se convirtió en la primera mujer en ejecutar un doble salto mortal con triple giro.

Unos meses después su hermano mayor Tevin Biles – Thomas, fue detenido después de ser acusado por presuntamente quitarle la vida a 3 personas, un hecho que marcó por completo a la gimnasta.
Se esperaba que Simone dejara a un lado todos sus problemas y se convirtiera en la gran figura de Tokio 2020 pero lamentablemente frente a los ojos expectantes del mundo entero, la estadounidense, tomó la decisión de abandonar la competencia para enfocarse en su salud mental.

“Cuando estás en una situación de alto estrés colapsas y no sabes cómo manejar todas esas emociones. Debo enfocarme en mi salud mental y no poner en riesgo mi salud y mi bienestar” confesó Simone a los reporteros.
En 50 años, ninguna mujer había ganado todos los títulos de su disciplina y se esperaba que en Tokio repitiera la proeza. La ganadora de 4 medallas de oro y un bronce nunca ha perdido una competencia desde 2013.

Al igual que millones, Biles ha sufrido los estragos de la pandemia sobre su salud mental. La incertidumbre sobre la celebración de los Juegos Olímpicos, competir frente a gradas vacías y el no contar con el apoyo de su familia han servido de agravantes a una situación que, de por sí, es sumamente retadora.

“A sus 24 años ha superado más traumas de lo que mucha gente experimentará toda su vida” se lee en un tuit que la propia atleta retuiteo y que hace referencia a las críticas que ha recibido por no ser ‘mentalmente fuerte’.

#Chismenolike #ElisaBeristain #JavierCeriani

por: Sandy Odeth Urrea

Enjoyed?
Leave your Feelback!